WhatsApp Business para tu comunicación corporativa

Cómo usar WhatsApp Business para tu comunicación corporativa, ¡WhatsApp Business, eh! Como el WhatsApp que utilizamos tú y yo, desde perfiles de empresa.

Seamos sinceros, esta versión de la aplicación de mensajería para empresas, como concepto, no tiene mucha vuelta de tuerca. De hecho, y a pesar de haber tardado casi un año y medio desde que la compañía mencionó su interés por acercarse a las empresas hasta que lo ha terminado por hacer, la app no presenta demasiadas novedades.

Atajos a respuestas, contestaciones automáticas, un perfil de empresa más desarrollado y un apartado de estadísticas que no parece poder ayudar ni a una agencia de comunicación en busca de resultados disruptivos.

Al menos hay que reconocer que los desarrolladores han ido puliendo algunos de los principales motivos de queja de los usuarios y el tema ha quedado más apañado.

Ahora WhatsApp Business es compatible con la versión web (ya conoces las 6 formas de aprovechar WhatsApp Web en tu empresa), puede dar soporte a teléfonos fijos, es posible combinar su uso con el de WhatsApp Messenger (para usuarios) en el mismo dispositivo… En fin, una serie de detalles a tener en cuenta, la verdad.

Pero aquí la cuestión no es debatir si la gente de WhatsApp tiene miedo a darle vueltas a algo que funciona o si, simplemente, han estado vagos con el desarrollo de algo que no parecía tener mucho margen de error.

El tema es, querido lector, ¿qué estás haciendo con WhatsApp Business? (No vale decir “nada”).

Empieza aplicando estos consejos básicos para WhatsApp Business


A ver, empecemos por lo obvio:
¿quién usa WhatsApp, así en general?
Correcto: prácticamente todo el mundo. Eso significa que muy mal se te tiene que dar para que tu público objetivo no esté ahí.

Siguiente paso, ¿por qué WhatsApp y no cualquier otra cosa en la que también está casi todo el mundo? Porque todos tenemos claro que ahí el tema va, básicamente, de hablar.

Por eso podrás dirigirte a tu público de manera más cercana, completamente personal y asegurando un porcentaje de apertura altísimo (ojo, de apertura, no de interacción ni de lectura minuciosa). Esto significa que habrá oportunidad de que tu mensaje capte la atención, aunque solo sea por no ver ese pequeño pero irritante “1” de la notificación, ¡aprovéchalo!

Vale, vamos teniendo claro que no parece una mala idea. Al menos, no del todo. Pero, ¿para qué podemos utilizarlo? Pues, bien gestionado, para lo que se te ocurra.

La función obvia es la de la atención al cliente, pero es también una manera bastante clara de canalizar posibles ventas.

Y, lo creas o no, no es una mala manera de difundir novedades, ofertas o cualquier información importante que consideres que merece la pena. Atención: a la hora de considerar esa clase de cosas, piensa que tu público puede no tenerte en la misma estima que tú.

No seas como ese tipo con el que coincidiste una vez y ahora no deja de escribirte día tras día. La cercanía puede acabar siendo contraproducente. En serio: no des la “turra” hasta la saciedad.

A partir de ahí, lo más importante que debes saber es que no puedes utilizar los contactos como cuando Paula Vázquez publicó su número en Twitter y las hordas del trolleo se abalanzaron sobre ella. Seguramente te suene algo llamado Ley Orgánica de Protección de Datos y, en resumidas cuentas: sí, debes cumplirla.

Esto implica que necesitas tener el consentimiento explícito de la persona a la que escribes para utilizar su número con fines comerciales; razón principal por la que la mayoría de las empresas no sacan todo el potencial posible a la herramienta.

Con todo esto dicho, es el momento de que te conviertas en uno de los primeros que utiliza WhatsApp Business de una manera realmente útil. ¿Ya tienes tu idea? Pues, ¡cambia la manera en la que tu empresa comunica! Ya lo decía, peonza en mano, Leonardo DiCaprio: “Esta idea lo definirá. Puede originar un cambio, puede originar un cambio de todo su ser.”